Free Web Site - Free Web Space and Site Hosting - Web Hosting - Internet Store and Ecommerce Solution Provider - High Speed Internet
Search the Web

          

Debate sobre la música contemporánea

Cap. 4

La música como un arte moral

Ir a La adoración

           Cuadro de correspondencia  de la música con la naturaleza humana

           ¿Está el mensaje sólo en las letras?

           Dos antiguos estilos de culto de adoración

           El tema del estilo

Cuadro de correspondencia  de la música con la naturaleza humana

La MELODÍA responde al ESPÍRITU 

La ARMONÍA responde a la MENTE 

El RITMO responde al CUERPO

"De todas las artes, la música es la que más se practica y la que menos se piensa”. En verdad, muchas personas están convencidas que la música es para ser sentida y experimentada, sin necesidad de pensar y analizar sobre ella.

"Pensar acerca de la música”, , es una tarea muy importante y una que será recompensada con grandes vistas de uno de los dones más nobles de Dios para la humanidad. También puede abrir un camino para que los cristianos desarrollen un testimonio estético único y más consistente a la forma de ver las cosas que ellos sustentan.

 

“En el presente los cristianos (evangélicos) tienden a ser seguidores más bien que líderes en las artes, especialmente en la música y los adventistas copiones de los evangélicos”

 

 

La música puede ser clasificada en cuatro categorías principales: música artística, música para la iglesia, música folklórica (tradicional) y música "pop"/comercial. Cada una de estas es distintivamente diferente. De estas categorías, la música "pop"/comercial, que se caracteriza por el golpe continuo del rock, es la única que se ha infiltrado agresivamente en cada una de las otras y ha desdibujado sus características distintivas. Al hacer eso, hace que toda la música suene en forma parecida, es decir crea un sincretismo (mezcla) musical dentro de la iglesia y del mundo.es por esta razón que ya nadie sabe donde esta el punto para decir si esta u otra canción es buena o mala. Es la misma estrategia que aplicó Satanás al mesclar la verdad con el error; el resultado es que todos andan desorientados sin que es verdad o que es mentira o pensando que al final entonces “todo es bueno”

 

En tanto las letras individuales en un alfabeto pueden ser neutrales, si se combinan unidas en palabras, frases y sentencias, ellas toman significado que puede evaluarse como refinado y decente, o crudas y rudas, reverentes y respetuosas o blasfemas, apropiadas o inapropiadas, correctas o equivocadas y mucho más, debido a las ideas que encapsulan.

De la misma manera, en tanto los tonos (notas) individuales pueden ser neutrales en si mismos, ellos nunca aparecen solitarios. En la música siempre son presentados en conjunto con otros tonos, tocados con ciertos acentos, en ciertas formaciones rítmicas, y ejecutadas en ciertos instrumentos. Que pueden dar como resultado música satánica o música celestial.

 

¿Está el mensaje sólo en las letras?"

La música en efecto es una organización creada para dictar sentimientos al oyente.

 

El compositor es un dictador implacable  y nosotros escogemos sujetarnos a él, cuando escuchamos su música." Una forma simple de entender cómo sucede esto es sintonizar una banda de sonido de una película, dejando de lado lo que se ve por un momento. ¿Cuanto puede usted determinar respecto de la acción del film simplemente por escuchar la música ambiental?

Alternativamente, imagínese una escena en una película de horror en que una monstruosa araña letal está arrastrándose sobre un niño inocente, desprevenido. Usted casi puede "oír" la crispadota y arrastrante música ambiental, ¿verdad?

Pero, ¿por qué los productores de películas utilizan música para acompañar tales escenas, especialmente cuando algunos nos han hecho creer que las palabras, no la música, contienen significado? ¿Y cómo deciden los productores qué música aplicar a la escena? ¡Por qué la "música de un monstruo que se aproxima" no es aplicada a una escena de película de un cumpleaños o de una guardería infantil.

 

La música no es un medio neutral. Las letras no se requieren para que recién la música tenga significado. Los productores de películas hacen decisiones sobre música, no letras, en aplicaciones musicales ambientales.

Aún cuando una película es distribuida internacionalmente, sólo se cambian las grabaciones del lenguaje. La banda de sonido musical que "dicta los sentimientos" permanece igual.

La creencia subyacente es que la música ambiental comunicará el mismo mensaje a todos los observadores, aún a través de fronteras culturales.

 

Desde un punto de vista cristiano, las emociones como el enojo, el odio, el temor, el amor o la alegría no son intrínsecamente(es decir en si mismos) buenos o malos. Sin embargo, para presentar la letra "Cristo me ama esto sé" con un mensaje acompañante musical/emocional de temor y suspenso no sería simplemente un error sin consecuencias en las comunicaciones cognitivas y afectivas.

En otras palabras, los cristianos tienen una responsabilidad moral de buscar no sólo letras adecuadas para sus cantos sino un estilo musical que legítimamente exprese su comprensión de Dios y de la vida. Aún más (aún si no se reconoce abiertamente) la evidencia indica que los temas que rodean la discusión respecto de los estilos de música sacra se extienden mucho mas profundamente que simplemente que me gusta o que me disgusta.

 

Dos antiguos estilos de culto de adoración

 La música del coro de los Levitas y la de los adoradores del becerro de oro era similar en el sentido de que ambas involucraban una respuesta fuerte y emocional. Sin embargo, la diferencia obvia entre las dos es que una expresaba una adoración auténtica a Dios y la otra era una falsificación.

 

Es significativo que Josué inicialmente percibió la música dirigida al becerro de oro como  alarido de pelea. Tal descripción calza bien con el reventante ruido de los conciertos cristianos.

A diferencia del canto en la inauguración del Templo, Dios no estaba presente en el culto de adoración al becerro de oro pues este era el culto de adoración a un ídolo hecho de mano de hombre. Dios declaró, "Hicieron becerro en Horeb, se postraron ante una imagen de fundición. Así cambiaron su gloria por la imagen de un buey que come hierba. Olvidaron al Dios de su salvación." (Salmo 106:19-21)

 

Su música era una expresión exterior de una condición interior. El "sonido" de su música era una cacofonía de sonido - discordancia, clamor, conmoción, desarmonía y pandemonio. Las mismas actitudes características - conmoción, desarmonía y carácter - están presentes hoy en la música cristiana que falsifica el culto de adoración a Dios.

 

Liberal Vs. conservador Dos estilos del culto de adoración existen aún hoy. Uno se conoce como el estilo conservador y el otro como el estilo liberal.  

Hoy día en las congregaciones cristianas se emplean dos tipos de cantos en la liturgia; estas son la alabanza y la adoración.

La primera consiste en la música fuerte, alegre, rítmica y pegajosa la segunda es suave, dulce, sentimental y agradable. Pero tal división musical es arbitraria, pues Bíblicamente no existe ninguna división de la música en el campo de la alabanza y la adoración.

Toda alabanza musical es un acto de adoración pero no toda adoración incluye un acto de alabanza musical. Adorar  a Dios  puede ser tanto cantar himnos como ir a la iglesia u orar.

 

Por otra parte las características de la verdadera alabanza a la luz de las Sagradas Escrituras son: suave y dulce, no estrepitosa y discordante. El llamado de alabar a Dios con tonos suaves y melodías hermosas dista mucho de los Chows musicales de alabanzas que Brinda hoy el Cristianismo a sus feligreses

 

Alabad a Jehová, porque es bueno cantar salmos a nuestro Dios; Porque suave y hermosa es la alabanza.

 Salmo 147:1… En el decacordio y en el salterio, en tono suave con el arpa. Salmos 92:1-3.

 

La música de la iglesia en el estilo del culto de adoración conservador se deriva de la tradición europea y consiste en himnos, cantos, clásicos y algo de música cristiana contemporánea.

El órgano y el piano son los instrumentos principales utilizados, aunque se emplean otros instrumentos también.

Contrariamente a lo que algunas personas dicen, la música de este estilo del culto de adoración no está muerta o embotada. Por el contrario, algunas de las más vivas, hermosas y conmovedoras músicas se dan dentro de este estilo.

O que siente usted cada vez que participa del servicio de canto en su iglesia yo no se que siente usted pero a pesar de tener mas de cien años los himnos siguen despertando en mi un espíritu de fervor alegras y jubilo que ninguna otra cosa terrenal podría despertar.

Un factor determinante es un director de cantos dinámico, competente y espiritual que pueda inspirar a la congregación a cantar de corazón.

 

El estilo liberal de música, por otra parte, es más Pentecostal e improvisado en su naturaleza. Usualmente consiste de música gospel que promueve una respuesta en el golpeteo de los pies, el palmoteo y balanceo del cuerpo.

La instrumentación incluye tambores, guitarras eléctricas y sintetizadoras que se acoplan al piano y al órgano. En la mayoría de los casos, los músicos (y algunos pastores) aunque talentosos en otras áreas, tienen poco o nulo entrenamiento musical; de allí que ejecutan principalmente de oído.

Debido a que la música dentro de este contexto es erróneamente llamada música "heritage" (de herencia) por algunos, la demanda por la preservación cultural es a veces llevada a extremos.

 

La tendencia hoy en día, entre varios grupos étnicos y religiosos, es deificar su cultura mediante iconos, símbolos, y la música que mejor los represente.

Ellos juzgan que el culto de adoración es menos significativo si no calza con sus valores culturales y gustos personales. El resultado es que una nueva cultura musical ha nacido, la que está resistiendo y rechazando la tradición musical europea, especialmente cuando ésta es elevada a la "norma" para evaluar la música.

Ellos parecen olvidar que la cultura, como cualquier cosa existente en este mundo, está teñida por el pecado. Esto significa que la cultura debiera ser probada por la autoridad normativa de las Escrituras y no viceversa.

 

Una historia humorística puede servirnos para ilustrar la diferencia entre los himnos y los cantos de alabanza. Un campesino asistió a una iglesia de ciudad un fin de semana.

Luego de regresar a casa su esposa le preguntó, "¿Cómo estuvo el servicio?" "Bien", dijo el granjero, "Estuvo bueno. Hicieron algo distinto, sin embargo.

Ellos cantaron coros de alabanza en vez de himnos" "¿Coros de alabanza?" dijo su esposa. "¿Qué es eso?" "Es un tipo de himnos, sólo distintos" dijo el granjero. "Bueno, ¿cuál es la diferencia?" "Bien, es algo como esto. Si yo quisiera decirte "Marta, las vacas están en el maíz" eso podría ser un himno.

Si por otra parte yo te digo, "Marta, Marta, Oh Marta, MARTA, MARTA, las vacas, las grandes vacas, las vacas color café, las vacas color negro, las vacas color blanco, las VACAS, VACAS, VACAS, están en el maíz, están en el maíz, están en el maíz, están en el maíz" bien, entonces eso sería un coro de alabanza."

 

Los cantos de alabanza pueden describirse como una frase, dos acordes, tres horas. Cuando se acentúan con el golpe rítmico del pop, este es el resultado - repetición sin fin que pronto llega a ser hipnótica en su efecto.

El propósito del culto de adoración es glorificar a Dios, no la cultura. Cuando la cultura llega a ser el centro y el fundamento sobre el cual el culto de adoración se basa, entonces el verdadero motivo del culto de adoración se pierde. Dios acepta el culto de adoración que personas de todas las culturas Le ofrecen en sus distintas lenguas y estilos musicales, pero en cada cultura debe hacerse una distinción entre lo que es santo e impío, sagrado o profano.

Frecuentemente, se hace la pregunta, "¿qué hay de malo con la música popular? Después de todo, es parte de mi herencia cultural" La Palabra de Dios nos aconseja cómo resolver esta pregunta, preguntando en vez de "¿qué hay de malo con la música rock y pop?" esta otra, ¿Glorifica a Dios? (1Cor.10:31)

La pregunta para el cristiano debiera ser: "¿Qué agradará a Dios? ¿Hay algo bueno en la música secular que agrade al Señor? ¿Promueve valores cristianos? ¿Da una visión arrepentida de la depravación humana? ¿Construye la fe cristiana o la echa abajo? ¿Glorifica a Dios o exalta las perversiones humanas?

 

La respuesta a estas preguntas no es difícil de encontrar, pues el mensaje de las distintas versiones de la música secular es fuerte y claro. Su énfasis está en la violencia, la rebelión, la anarquía, la promiscuidad sexual, la cultura de la droga, el ocultismo, la homosexualidad y no está en la paz, en la fidelidad, en la temperancia y en la santidad.

Estamos sirviendo a un Dios que dice: "Mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos son mis caminos" (Isa. 55:8)

 

“El desafío de nuestra vida cristiana es "comprobar lo que es agradable al Señor" (Efe. 5:10) mas bien que seguir los dictados de nuestra cultura o tendencias sociales llamada moda”

 

Recordemos que si Dios no está agradado de nuestro culto de adoración, incluyendo nuestra música, entonces todos nuestros esfuerzos se vuelven charla ociosa - "como metal que resuena, o címbalo que retiñe" (1Cor.13:1)

 

El tema del estilo

Hay aún un factor más penetrante que necesita ser tomado en consideración. A menudo se dice por los cristianos que discuten respecto de la música, que el estilo musical no es un tema relevante.  

Esta idea usualmente es fuertemente enarbolada por aquellos que apoyan la neutralidad moral de la música. Este punto de vista refleja una posición tomada por la musicología occidental respecto de los siglos pasados.

Desde la Iluminación, cuando las ideas anti-supernaturalistas realmente comenzaron a entrar en la cultura occidental, la mayoría de las disciplinas han buscado ser independientes de consideraciones metafísicas y religiosas. Aún es evidente esto en el estudio del desarrollo de estudios musicales.

 

Titus Burckhradt acierta cuando escribe: "Concedido que la espiritualidad en sí misma es independiente de las formas, esto de ninguna manera implica que la espiritualidad puede expresarse y ser transmitida por cualquiera y todo tipo de formas." 

El continúa diciendo que " una visión espiritual necesariamente encuentra su expresión en un lenguaje formal particular; si ese lenguaje no existe, con el resultado de que un así llamado arte sacro pide prestada su forma de algún tipo de arte profano, entonces esto puede ser sólo debido a que está también faltando una visión espiritual de las cosas."

 

 Los cristianos tienen una responsabilidad moral de buscar no sólo letras adecuadas para sus cantos sino un estilo musical que legítimamente exprese su comprensión de Dios y de la vida.  El gusto y la preferencia no pueden ser el árbitro de estilos musicales apropiados o inapropiados.

 

El cristianismo vocea que posee un mensaje que acrecienta el valor y cambia la vida en las facetas espirituales, mentales, físicas, sociales y emocionales de la humanidad. Pero, ¿qué testimonio estético distintivo a un mundo perdido se está dando en la comunicación musical cristiana? Si existiese algo de ello, se encuentra en las letras, no en la música. Esencialmente el mensaje es que en el reino de Dios hacemos música de la misma forma en que el mundo la hace.

Risieri Frondizi colocó un desafío significativo e importante cuando escribió:

 

"La esencia del reformador moral y  del creador en el campo de las artes descansa en no ajustarse a las normas predominantes o gustos, sino en desplegar la bandera de lo que "debiera ser"  por sobre y encima de las preferencias de la gente."

  

Este es el desafió del siglo veintiuno para todos los cristianos dedicados comprometidos a desplegar la bandera del Reino de Dios.

 

Mas bien que pensar que esto es una censura, en el mundo postmoderno de hoy un numero significativo respondería con las palabras, "Bravo, y así es como debe ser

Ir a La adoración